Mis parejas favoritas de series míticas de mi adolescencia

miércoles, 26 de octubre de 2016



Estoy un poco desconectada con esto del embarazo y como tengo también las hormonas medio locas, el otro día estuve pensando es mis parejas favoritas de series, al menos las de los últimos tiempos y a las que de una u otra manera vuelvo, porque en el fondo, soy una romántica empedernida.

Joey y Pacey (Dawson crece)

-Ahora es cuando todos me abucheáis-

Sí, yo sigo nadando a contracorriente, siendo de las pocas personas que fueron felices con el final de Dawson crece. Lo primero, porque para mí Dawson era un gilipollas, así, sin paños calientes, no le soportaba y lo segundo porque se hizo justicia a todos esos triángulos amorosos en los que el tercero en discordia, que trataba mejor a la chica, se quedaba comiéndose los mocos.

Y bueno, también porque el actor que hace de Pace me tenía y tiene loquita, lo cual también ayuda, para que engañar.

Kimi y Valle (Compañeros)

A ver, que no todo va a ser series extranjeras. Compañeros marco mi infancia y la de toda mi generación. Crecimos con esos chavales que, pese a tener casi 30 tacos, se hacían pasar por chavales de 14 años…WTF??  Y todos y todas sufrimos con Kimi y con Valle, sufrimos con sus discusiones, sus rupturas varias, y nos enamoramos con sus reconciliaciones.

¿Qué me decis de la película que hicieron luego? o.o

Kimi era el rompecorazones por excelencia, el chico malo que a todas en la adolescencia nos traía de cabeza  y con el que forrábamos nuestras carpetas  (¡¡ay, bendita juventud!!).

Monica y Chendler (Friends)

Para mi, sin duda, la mejor pareja televisiva, ellos demostraron que se podía formar una pareja en una serie y que funcionara sin tener que hacer que rompan y vuelvan again and again.

Porque, lo siento, a mi la historia de Ross y Rachel me aburría, y cuando se besó con Joey hice la hola, salte en el sofá y me alegre como una enana, porque para mi no había un Ross y Rachel, y que terminaran juntos o no, era algo que me daba exactamente igual.

Monica y Chandler eran perfectos, cada uno complementaba al otro, eran divertidos y nos brindaron la pedida de manos más emotiva y peligrosa de la historia (¡¡esas velas eran un peligro, por dios, habían dejado sin existencias al Ikea!!).

Dylan y Brenda (Sensación de vivir)

¡¡Oh sí!! ¡¡Sensación de vivir pequeños!! 

Esos sí que eran buenos tiempos, yo despreocupada en mi vida y ansiada con la caótica historia de amor entre el chico malo y la chica puritanilla.

Y no es por nada, pero Dylan era todo un rompecorazones, anda que no suspirábamos por el de jovencitas.



Buffy y Spike (Buffy cazavampiros)

Lo sé, todo el mundo escogería antes a Ángel, y no solo porque esta mil millones de veces más buenorro sino porque la relación de Buffy y Spike era totalmente disfuncional. Sacada del manual de relaciones amorosas de las que huir como si quemaran, pero, no sé, han brindado momentos tan buenos a lo largo de la serie, que es imposible no terminar cogiendo cariño a estos dos tarados. Por no hablar de que en el capítulo musical ese rarusco que termino siendo adictivo, la mejor parte corría a parte de esta pareja, sobretodo la canción de Spike pidiéndole que le deje descansar en paz (de mis momentos musicales favoritos).

Phoebe y Cole (Embrujadas)

Embrujadas es de las series que más me han enganchado y más he disfrutado. ¡¡Era adictiva!! Y pese a que me encantaba la relación de la Piper y Leo, una relación que con sus altos, sus bajos, sus rupturas y demás se sostuvo temporada tras temporada hasta el final, es la de Phoebe y Cole una de las que más disfrute, primero porque Cole era rematadamente sexy y tenía un humor negro que enganchaba y segundo porque Phoebe de las tres hermanadas o cuatro si tenemos en cuenta la última incorporación, era sin duda mi favorita. Además de que eso de que fueran polos opuestos, el un demonio, ella una bruja y esas cosillas, siempre le ponía más picante al asunto.

Sabrina y Harvey (Sabrina: cosas de brujas)

¡¡Me encantaba esta serie!! Y no sé si seré de las pocas que llegó a ver el último capítulo de la serie, ese que cerró el círculo e hizo justicia a esta pareja. 
Harvey, pobre Harvey, con todo lo que tuvo que pasar siendo novio de Sabrina y luego su amigo, era el chico perfecto, era atento, encantador, leal, aunque un poco bobalicon, pero si algo no se le podía negar es que pese a todo él quería a la joven bruja, y es que ya quedo demostrado en ese capítulo final, que él y solo él, era su alma gemela (aunque nos hicieron esperar hasta el último mento y yo ya pensaba que se casaba con el otro).

Carrie y Mr. Big

Da igual las parejas o amantes que tuviera Carrie temporada tras temporada, todas sabíamos que solo había un hombre para ella, Mr. Big, ese al que como un iman terminaba volviendo, esa piedra con la que tropezaba una y otra vez, y con el que nos encantaba verla tropezar.

Aunque debo reconocer que en ocasiones también le odié un poco, pero al final, estaban hechos el uno para el otro, sin ninguna duda.

Willow y Tara (Buffy Cazavampiros)

Para mí la pareja perfecta de la serie. 

Willow no dio tantas vueltas amorosas como su amiga Buffy, pero sí que supuso un giro de guion el enamorarla de otra mujer, arriesgado y desde mi punto de vista redondo, porque hacían una pareja maravillosa y, una vez que has visto a Willow con Tara ya no puedes pensar en verla con nadie más, aunque los guionista se cebaran con ella y terminaran dándonos uno de los finales de temporada más tristes y emotivos.

Por supuesto hay muchas más parejas que me encantan, pero de serie más modernas o que todavía están en emisión y quién sabe qué pasará con ellas, mirar como de un plumazo ha salido Derek de la vida de Meredith….Esto me recuerda que tengo que hacer una entrada con las parejas interrumpidas que más me han dolido en las series.

Venga, va, contadme cuales son vuestras parejas favoritas en series míticas que hayáis visto ¿coincidimos en alguna?
Un beso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS